La mala ortografía. Un tema para el debate

la mala ortografia

Para muchas personas la buena ortografía no ha sido nunca una prioridad. No hay más que darse una vuelta por las redes sociales para sufrir la ligereza con la que algunos muestran al gran mundo sus deficiencias lingüísticas. Algo sorprendente, pues las redes sociales son, antes que nada, palabra escrita.  Podremos compartir en nuestro muro de Facebook deseos, frustraciones o reflexiones mediante vídeos o imágenes, pero la gran herramienta en Internet es, sin duda, la escritura. Y si esta es llamativamente errónea, el lector podría desviar su atención del contenido para centrarse en su agramaticalidad.

Sigue leyendo

Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on LinkedInPin on PinterestEmail this to someonePrint this page

¿Aprobarías a un alumno de universidad que escribe muchas faltas de ortografía?

Imaginemos el siguiente escenario: un alumno de universidad aprueba un examen con una nota de 6 sobre 10. El profesor se encuentra ante un dilema: el examen está plagado de faltas de ortografía y ahora duda entre aprobarlo y suspenderlo. Estas son algunas de esas faltas de ortografía que ha subrayado en rojo: habrir (en … Sigue leyendo

Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on LinkedInPin on PinterestEmail this to someonePrint this page

12 Palabras habitualmente mal escritas

palabras mal escritas

Tiendo a pensar que todos tenemos un ramillete de palabras que, por un motivo u otro, escribimos incorrectamente. Y no lo hacemos por desprecio a la lengua o por dejadez, sino por desconocimiento. Estamos tan convencidos de escribirlas como es debido, que cuando alguien nos alerta sobre nuestro error nos cuesta creerlo. Es algo que nos ocurre a todos (o a casi todos), incluidas aquellas personas que tienen un buen nivel de redacción. Obviamente, no me refiero a flagrantes faltas de ortografía (baía en vez de bahía, varco en vez de barco o tiburon en vez de tiburón). No, me refiero a errores menos evidentes que en ocasiones pueden pasar inadvertidos incluso para lectores avezados. Ahora bien, antes o después surge alguien –afortunadamente– que nos abre los ojos.

Sigue leyendo

Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on LinkedInPin on PinterestEmail this to someonePrint this page