El punto y coma. 3 usos habituales (con ejemplos)

plumas estilográficas

Algunas personas optan por escribir punto y coma cuando lo correcto sería escribir una coma o bien un punto. Es lo que tiene estar en un punto medio, y nunca mejor dicho: que uno puede pasarse de frenada, o quedarse corto. Esto ocurre porque el punto y coma marca una pausa mayor que la de la coma y menor que la del punto.

Ese desconcierto lleva a algunas personas –en ocasiones a buenos redactores, doy fe de ello– a abstenerse de usar el punto y coma por miedo a “meter la pata”. Y es una pena, porque el empleo correcto del punto y coma luce mucho el estilo de escritura.

Para tratar de ayudar a quienes usan indebidamente el punto y coma y a quienes lo evitan por desconocimiento, vamos a explicar cuáles tres de sus usos principales.


Cuándo usar el punto y coma (con ejemplos)

1. En enumeraciones largas en las que se usan también las comas

En ciertas enumeraciones no nos limitamos a dar una lista de palabras, sino que hacemos comentarios relacionados con estas. Aquí el uso del punto y coma es crucial.

Ejemplo:

En el concierto había personas procedentes de numerosos países: de Holanda, porque eran vecinos; de Francia, porque allí adoran este tipo de música; de España, porque era el país organizador; de Portugal, porque tocaban varios grupos lusos…

Después del nombre de cada país viene una coma y un texto explicativo. Si en vez de estructurar este texto con puntos y comas + comas, lo hubiéramos hecho solo con comas, no quedaría tan claro.

Truco: Sin las partes explicativas (“porque eran vecinos”, “porque allí adoran este tipo de música”…), no tendría sentido escribir ningún punto y coma.

En el concierto había personas procedentes de numerosos países: de Holanda, Francia, España, Portugal…

2. A la hora de separar oraciones sintácticamente independientes que mantienen una estrecha relación semántica

Este año no me iré de vacaciones; bueno, cuatro o cinco días a lo sumo.  

Como veis, la segunda oración no tendría sentido si no fuera precedida de la primera. En la segunda oración se sobreentiende cierta información incluida en la primera:

[Este año me iré de vacaciones] cuatro o cinco días a lo sumo.

3. Antes de conectores como pero, mas, aunque, sin embargo, por tanto, por consiguiente, etc., cuando las oraciones en las que participan son más bien largas. Como se recomienda poner coma después de estos conectores si van a principio de frase, quedarán encerrados entre un punto y coma y una coma, tal vez se aprecia en el siguiente ejemplo.

Me dijo que no tenía ningún sentido que nos mudáramos a la gran ciudad pues ambos podíamos ir al trabajo en el tren de cercanías; sin embargo, al cabo de las semanas se lo pensó mejor y decidió que deberíamos trasladarnos.

Bueno, pues ya habéis visto tres casos en los que el punto y coma presta un gran servicio a favor de la comprensión del texto. Hay otros casos, pero si dominamos por ahora estos tres, nuestro nivel de redacción habrá ganado enteros. :–)

Los peligrosos tiempos verbales del mayordomo

¿Cómo usar la letra cursiva cuando no disponemos de ella?

¿Cuál es el nombre de nuestra lengua: castellano o español?

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.