Otros testimonios

“Tengo una novela que estoy acabando y quería presentar los primeros capítulos a agentes y editoriales. Nunca antes había contratado los servicios de un corrector de estilo. Había leído opiniones de todo tipo en internet. Unas te lo aconsejan, pero otras te invitan a huir de ellos. 

Francisco es capaz de pulir el texto, detectando y quitando todos esos errores y detalles que están ante nosotros, que hemos leído y releído mil veces sobre la página, pero que, por extraño que parezca, no somos capaces de ver. 

Todo eso hace que el texto pierda fuerza en cada línea y cada párrafo, quede lejos de todo lo que puede lucir, y como consecuencia, nos hace parecer como un amateur que no cuida su escritura, su trabajo. 


 Tras la aportación de Francisco, mandé dichos capítulos y un agente literario quiere leer el resto de mi novela cuando esté acabada.

Si va a presentar su texto a una editorial, agente o a una empresa, y quiere dar la imagen de un profesional, Francisco puede ayudarle mucho”.

José Luis Parreño