La ortografía de Donald Trump

plumas estilográficas

Los americanos, adictos a hacer encuestas incluso sobre el sexo de los ángeles, han detectado que los seguidores de Donald Trump cometen muchos errores gramaticales, concretamente 12,6 por cada 100 palabras.

El estudio, realizado por Grammarly, una web que ofrece servicios de corrección automática, revela que los recalcitrantes republicanos que apoyan al polémico magnate atentan más contra la lengua de Shakespeare que los demócratas o los simpatizantes de otros candidatos republicanos. No disculpo la dejadez que lleva a algunos a escribir flagrantes faltas de ortografía, pero en este caso no es el nivel formal de la prosa de los simpatizantes de Trump lo que me preocupa, sino su intención de voto. Su incorrección lingüística es pecatta minuta comparada con su incorrección –nunca mejor dicho– política.

Donald Trump se ha caracterizado durante la campaña presidencial por la vaguedad de sus propuestas sobre el bien común, que contrasta con la contundencia con la que pretende cortar de raíz los problemas inmigratorios. Tampoco hay que pasar por alto su rechazo a cualquier atisbo de asistencia médica social, su irresponsable desconocimiento sobre los problemas de Oriente Medio y sus reiterados insultos a cualquier minoría que no tenga un alto nivel económico. Trump es, en fin, un maniqueo avidas dolar que mide el interés de las personas por su patrimonio.


Este desaprensivo aspirante a presidente de Estados Unidos, que cuenta con más apoyos de los que dicta el sentido común, es en sí una inmensa falta de ortografía que solo los estadounidenses sensatos podrán corregir con su voto.

Foto por Gage Skidmore



Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.