Estiramientos gramaticales

Caray, qué mal me ha sentado la siesta.

Habré dormido en una mala postura, porque al despertar he notado que tenía la prosa de lo más enrevesada. Sobrecargado con alguna que otra falta de ortografía que me impedía incluso agacharme, he tenido que estirarme en la colchoneta para que poco a poco se fueran aliviando la sintaxis y la gramática, entumecidas por la tensión del día a día. A partir de ahí todo ha sido más fácil: he hecho algunos ejercicios de Pilates para eliminar las erratas, las redundancias y los fallos de puntuación, y después de pulir el léxico y convertir algunas frases largas en cortas (las largas tienden a recortar las cadenas musculares), he vuelto a renacer.

Y aquí me tenéis ahora: llano y elegante. Me siento recién escrito. ¡Y sin tomar un solo antiinflamatorio!

¡Nos vemos en el siguiente post sobre corrección de estilo!  ¡No te pierdas los posts anteriores!

Francisco Rodríguez Criado es escritor, corrector de estilo y editor de varios blogs enfocados a la literatura y el lenguaje (Corrección y Estilo, Grandes Libros, Narrativa Breve, Escribir y Corregir, Corrector Literario…).

 

Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on LinkedInPin on PinterestEmail this to someonePrint this page

Deja un comentario