¿Por qué?

La corrección de textos es una actividad no lo suficientemente conocida —aunque sí reconocida— en el mundo del libro. Podría decirse erróneamente que es una profesión invisible: aunque ciertamente no se «visualiza» al corrector, sí su trabajo, que consiste en subsanar las impurezas de los textos: erratas, redundancias, incoherencias, faltas de ortografía y de puntuación, fallos gramaticales.

¿Por qué solicitar los servicios de un corrector? Porque te juegas tu prestigio, por respeto al lector, porque deseas mejorar la calidad de tu trabajo, porque te gustan las cosas bien hechas. Tú eliges. ¡Pero recuerda: detrás de un gran escritor hay siempre —o casi siempre— un gran corrector!

 

CONTACTO

Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on LinkedInPin on PinterestEmail this to someonePrint this page