50 ejemplos de palabras parónimas

50 ejemplos de palabras parónimas

Son las palabras parónimas, aquellas que tienen una semejanza bien por su etimología, bien por su sonoridad. La RAE pone como ejemplo las palabras “vendado” y “vendido”.
El efecto de la paronimia, si no lo detectamos y evitamos, puede lastrar nuestro escrito. A continuación os dejo algunos ejemplos de pares de palabras parónimas para que, en la medida de lo posible, puedas distinguir una de otra y escribirlas, por tanto, como corresponde.

Cómo me hice corrector de estilo

corrector de estilo, Francisco Rodríguez Criado

Ahí comenzó mi pasión por la corrección de estilo. Ya fuera en textos redactados en papel, ya fuera en procesador de textos, yo me afanaba en mejorar la calidad formal y en ofrecer algunas alternativas para elevar el nivel de los contenidos. Con el temible bolígrafo en rojo (para los textos en papel) o, en el caso de archivos digitales, con el CONTROL DE CAMBIOS del procesador de texto, generalmente Word, yo disfrutaba aportando algunas soluciones gramaticales y literarias.

“No quiero que un corrector corrija mi texto, porque puede cambiar mi manera de escribir”

corrector de estilo, textos irreconocibles

Hace algunos años corregí el manuscrito del padre de un amigo. Este señor, persona de cierta edad, no había escrito nunca, y ahora lo hacía aprovechando que estaba jubilado y tenía mucho tiempo libre. Es decir, escribía por simple afición, sin grandes pretensiones literarias. El manuscrito, extenso, tenía muchos errores lingüísticos. No exagero si afirmo … Sigue leyendo

Mayor / Más mayor

mayor, más mayor que

La palabra “mayor” puede conducir a confusión en su combinación con cuantificadores como “más”, “muy” o “bastante”. En la siguiente frase “mayor” tiene el significado de ‘persona adulta”. “Cuando sea mayor tendré mucho dinero”. Es decir: “Cuando sea una persona adulta tendré mucho dinero”. Ahora bien, escribir “más mayor” ¿es correcto o incorrecto? ¿Deberíamos escribir … Sigue leyendo

El blanco tipográfico. ¡Qué haríamos sin él!

blanco tipográfico

Y es que en tiempos remotos las palabras no se separaban. Se comprenderá fácilmente que ese tipo de escritura, llamada “scriptura continua”, suponía un tremendo lío, un dolor de muelas para el que no había analgésicos ni antibióticos, por mucho que los lectores –que en ciertas épocas no eran muchos, todo hay que decirlo– estuvieran acostumbrados a ella.

El corrector de Word no corrige. ¿O sí?

corrector de Word no corrige

Imagina que debes recorrer 30 kilómetros por un desierto a la luz del día, soportando una temperatura de 40 grados centígrados. ¿Qué sería mejor, hacerlo con una pequeña botella de agua (medio litro) en la mochila, o sin ella?
Pensarás: ¿Y a qué viene esta pregunta?
Te lo explico a continuación.
Resulta que un cliente se ha mostrado sorprendido al recibir su texto de vuelta, mejorado con mis correcciones. Con mis muchas correcciones.