La mala escritura en Tinder

la mala escritura en Tinder

Estos tiempos tan vertiginosos son contradictorios: hoy está de moda el desaliño gramatical abanderado por el eslogan “Ola ke ase” y mañana te exigen servidumbre a la RAE si quieres comerte un rosco. De nada sirve ya ser guapo, educado y divertido si no sabes sortear el gerundio de posterioridad, los pleonasmos o las comas criminales.

Leer poco y mal

leer poco y mal

Amigos profesores me cuentan que los niveles de comprensión lectora en la universidad tampoco ilusionan. Muchos universitarios apenas consiguen aprehender (con hache intercalada) el contenido de textos breves y sencillos.

Y tampoco suben el nivel muchos aspirantes a hacer carrera literaria, alérgicos a leer cualquier texto que no lleve su firma. Los comentarios apresurados y viscerales de quienes comentan artículos de prensa de los que han leído únicamente el título o el párrafo destacado son la enésima prueba de que preferimos el parloteo irreflexivo a la lectura razonada, actividad que exige toda nuestra concentración. 

Corrección de estilo en vídeo (11): Herramienta Buscar y Reemplazar de Word

En este vídeo comento algunas de los usos de la herramienta Buscar y Reemplazar de Word. Una de sus ventajas es que te permite corregir decenas o incluso centenares de errores a golpe de un clic. Por ejemplo: los espacios dobles.

En realidad, Buscar y Reemplazar de Word sirve para muchas cosas. En este vídeo introductorio (no avanzado) hago algunos cambios a tiempo real que os servirán de guía para cuando deseéis hacerlos vosotros mismos.

Otros vídeos de corrección de estilo

Arturo Pérez Reverte, hablando bien y pronto

Pérez Reverte y la lengua

rturo Pérez-Reverte publicó hace un tiempo en XL Semanal un magnífico artículo sobre el buen uso (o no) de la lengua, titulado “Ahora le toca a la lengua española”. El artículo, cuya lectura recomiendo, toca de algún modo diversos palos: el lenguaje y la política (siempre conectados entre sí), la sociología, el feminismo (que él divide en dos ramas: el “necesario” y el “folklórico”), los lobbies de pensamiento, la ausencia de correctores de estilo en ciertos medios…